“DURANTE LA AUDICIÓN DE TODA MÚSICA REALIZADA DESDE CUALQUIER GRADO DE LO ALEATORIO SE GENERA CIERTA NATURALEZA VIBRATORIA QUE TIENDE A ATRAER ‘SONIDO LIBRE’ (EVENTOS SONOROS AJENOS AL ÁMBITO ORIGINAL DE LA PIEZA MUSICAL EN CUESTIÓN QUE SE PERCIBAN EN EL RECINTO ACÚSTICO DONDE SE DESARROLLE LA ESCUCHA) RENOVANDO ASÍ LA EXPERIENCIA ESTÉTICA EN TODO EL PASAJE, CADA VEZ.”